Prudencio Mendoza Espinoza

No me lloren pues ahora soy libre.
Sigo el camino que Dios me asignó.
Tomé su mano cuando oí su llamado
Me di la vuelta y lo dejé todo.

No pude quedarme otro dia,
Para reír, amar, trabajar o jugar.
Las obras incompletas así deben quedar.
He encontrado esa paz al cierre del dia.

Si mi partida ha dejado un vacio,
Entonces lleenlo con recordada alegría.
Una amistd compartida, una risa, un beso,
Ah si, estas cosas tambien las extrañaré.

No se afligan con tiempos de pena:
Les deseó el sol de mañana.
Mi vida ha sido plena, he saboreado mucho,
Buenos tiempos, buenos amigos, el toque de un amor.

Quizá mi tiempo pareció muy breve,
No lo alarguen ahora con innecesaria tristeza.
Levanten su corazón y compartanlo conmigo.
Dios me queria ahora, me ha hecho libre.